Y al final, el Jabberwocky

¿Qué rayos es un Jabberwocky? Lewis Carroll lo inventó y es un poema sin sentido como muchas de las cosas que escribo y que sólo, a mi parecer, se desarrollan cuando converso con mi cerebro y si llego al proceso de identificación con otra persona es porque está tan enredada como yo.

Un momento, en la reciente película «Alicia en el país de las maravillas», el Jabberwocky es una especie de dragón muy feo al cual Alicia debe enfrentarse cuando esté lo suficientemente preparada para hacerlo y el camino es largo. ¡Chortled! ¡Galumphing! ¡Frabjous! y yo sigo cayendo por el hueco que estaba debajo del árbol, veo miles de cosas, historias, personas, ambientes. No sé si es un sueño o de verdad pasa. Tampoco quiero preguntar, mejor lo descubro yo sola. Sí, es un mundo fascinante esto del descubrimiento ¿Me pregunto qué pasará cuando llegue al suelo? oh no, ¡qué dolor! Los sabios consejeros aparecen porque en realidad no sé qué hacer.

Dejémonos de cosas, aquí no existe algo que me haga miniatura o que me haga gigante. A menos que deje morir de hambre a mi ego o que le siga alimentando peor que a troll.

¡Ah! ¡Ve quién apareció! Aquel conejo que no tiene tiempo para nada, se parece mucho a mí, está en mil cosas y luego no se acuerda por qué las hace. No importa le seguiré. Camino y camino, le pregunto tantas dudas que tengo pero nunca me responde, odio que sea así ¡Maldito tiempo! Mejor me voy por otro rumbo donde no existe tiempo.

¿Y éste personaje? ¡Lindo sombrero! me acerqué, me miro y se rió. Tampoco entendí por qué. En fin, ¿podrá ayudarme? Dijo que no, solo puede hacerme reír cuando yo más lo necesite. Vaya ayuda. Aunque no es del todo malo ¿verdad? ¡No te tapes la cara con el sombrero! Pero déjame ver quién eres. ¡No me la creo! Es mi hermano fantasma con un hermoso y particular sombrero. Qué bueno haberlo visto, aunque no me lo imaginaba verlo de nuevo de esa manera. ¡A reír!

De nuevo a las profundidades del bosque… ¡Miedo! ¿Cómo puede existir una oruga de ese tamaño? ¡Qué miedo! Aunque sabía que este es el personaje más sabio del cuento ¿y qué? A mi me da miedo o… ¿será respeto? Veamos. Humo y humo, el humo humeante ¡cof, cof! Esta oruga es diferente, no fuma, tiene incienso prendido como sino hubiera mañana. ¡Momento! Esto me recuerda a mi mamá. Sonreí. La oruga está para guiarme-aconsejarme, pero no lo estará más ¿por qué? Mejor que maga aparece y desaparece, no es su misión estarlo siempre. ¡Ja! El Sr. oruga está de viaje me comenta.

Bueno, a seguir. El cielo es azul y veo… veo… Si, si, ya sé, no es la luna, es un gato sonriendo ¿o al revés? imagino cosas que no son. ¿Esto podría ser importante? Mmm… dices que te vas, luego regresas, sonríes, me hablas, te vas, vuelves, te vas como sol Quiteño. Sólo sonríeme de nuevo, ¿si?

Obviaré algunos personajes que se que deberían estar aquí, pero están tan lejos como mi familia. Uh, ahora vienen los malos del cuento. ¡No! No son los malos del cuento, son los que hacen interesante la historia (la vida). ¡Oh despreciable reina que adoras cortar cabezas!, me uniría a ti sino tuviera que estudiar y trabajar, sería feliz cortando cabezas ¡Sí! ¿Eres de esas personas que se convierten en malas cuando alguien les hace daño? Entonces te entiendo. Pero ser así no es saludable. Cultiva rosas verdaderamente rojas. Todo será mejor.

Se acerca lo impactante. ¡Ajá! Aquí estás mi querido Jabberwocky. Tan sutil, tan imponente, tan desilusionador, así es, así eres. Quería verte, quería saber cuán grave o cuán fatal terminará esta lucha. ¿Moriré? ¿Morirás? Estoy aquí frente a ti, la historia ha comenzado.

Posted in Sin categoría

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.