Una cita con Clare Quilty

Escena de la Película "Lolita" -1997

Estoy asustada. Creí que en  este camino, sería todo lleno de mariposas y canciones, pero me equivoqué. No sé si mi imaginación me llevó por los caminos donde temo ir, sin embargo ya estoy acá. Soy una chica muy curiosa y cada nueva persona que conozco me intriga demasiado. Aún sigo siendo una inexperta confiada.

Él apareció sin aviso. El contraste de edad era demasiado notable. Su nombre era Clare Quilty, un hombre adinerado, perverso, enfermizo, obsesivo y torturador. Me intimidaba, me atraía, me invitaba a vivir lo desconocido. Yo solo quería olvidarme de todo lo doloroso que había sentido últimamente. Quería sentir que nada era imposible para mí.

Pero hubo algo que empeoró las cosas en medio de mi curiosidad extrema. Él sabía quién era mi tormento, él descubrió a quien yo aún quería. A pesar de mis esfuerzos por mantenerlo en secreto, nos tenía vigilados a los dos. Caí en la trampa y ahora no sabía cómo salir de allí.

Clare me dijo que sino hacía lo que el mandaba, iba a matar a mi amado para que no piense más en él. Estaba muy celoso. Atrapada en el miedo, no tuve más remedio que acceder. Ahora le pertenecía.

Una noche él me citó a su departamento. Su mirada llena de deseo hacia mí me envolvía cual telaraña cuando captura a su presa. Se acercó mientras dirigía sus toscas manos hacia mi cuello y dijo:

– Oh mi dulce pequeña, aún atrapada en la juventud, quiero poseerte para sentir tu frescura y quitarte esa timidez. Amo tus ojos, tus labios que ahora son míos. Acércate…

Me besó, mordió mis labios, estaba hambriento. No me dejaba respirar, bajó sus manos hacia mis caderas y lo acercó a su cuerpo. Me quitó la blusa desesperadamente, besaba mi cuello mientras me conducía hacia la blanca cama que estaba cerca. Sentí mucho miedo, pero a la vez estaba excitada. Terminó de quitarme toda la ropa y se posó sobre mí. Me devoraba rápidamente, yo solo gemía y pensaba que mi amado, aunque ya no estuviese con él, jamás me perdonaría por esto y no sé si algún día llegue a saber que esto lo hice por él.

Clare estaba satisfecho. Recogí mis cosas y desnuda me dirigí hacia la ducha. Entré en ella y lloré porque me sentía mal, seguía pronunciando el nombre de mi amado en mi mente. Este tipo de situaciones se repitió por al menos 6 meses, hasta que él volvió de nuevo a mí, sólo para reprocharme mi traición, nunca le conté todo lo que hice por salvarle la vida.

Un año después, aún con el constante acoso de Clare, mi amado descubrió la verdad. Buscó a Clare en su departamento, estaba lleno de ira, desesperación y con deseos de venganza. No sé cómo consiguió una pistola y comenzó a torturarlo psicológicamente hasta que se arrepintiera de haberme hecho daño todo ese tiempo. Yo estaba en la misma habitación, pero escondida y muy asustada. Vi como él mató a disparos a Clare. Cuando avanzaron al cuarto, yo escapé al baño.

– Mi venganza está hecha y nunca más te acercarás y harás daño a mi Lo – Dijo aquel hombre confuso.

Él escuchó un espejo romperse desde el baño. Se acercó y vio a Lo tendida en el suelo, con la manos llenas de sangre y un pequeño frasco de pastillas. Lo estaba muerta. Fue demasiado tarde para recuperarla.

Posted in Sin categoría

One thought on “Una cita con Clare Quilty

  1. Me llama la atención que esta recreación tuya de un momento clave de Lolita no tenga comentarios y las frases que citás de la novela, sí.
    Curioso que se estén perdiendo este bello relato tuyo de una novela fundamental y que terminé de leer exactamente hace 10 minutos.
    Un saludo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.