No te vayas

Mis incomprensiones e incoherencias puedieron no haber sido entendidas o en algún momento no quise decir lo que sentía por miedo a muchas cosas.

Hoy ha sido el día en qué me di cuenta que existen personas completamente inhumanas que lo único que les interesa es que estudies y te superes sin importar lo demás, si sufres o no; o si pasaste por algo terrible, a ellos les importa poco.

Soy una persona poco conversadora, siempre guardo mis palabras, nunca fui buena para hablar, pero si para escribir.

Es difícil pensar que debo estudiar y dar lo mejor de mí en la universidad, pero tampoco puedo dejar de lado a lo que sucede a mi alrededor, es algo que me afecta y lamentablemente no quiero vivir más con ello. Me duele mucho. La razón de mi dolor en el alma, es mi hermano.

Hace algunos meses (pocos cercanos a mí lo saben) le han diagnosticado cáncer en el esófago a mi hermano mayor. El cáncer es maldito y te das cuenta de ello únicamente cuando ya estás en lo más avanzado.

Mi hermano, aunque otros prefiera llamar medio hermano a quiénes no son del mismo padre o madre, pero yo prefiero llamarlo hermano o hermanito. Desde que nació, me cuenta mi madre, que su esperanza de vida no iba a ser mucha, ya que ella sufrió una caída muy fuerte cuando estaba embarazada (ella era muy joven), lo que provocó que mi hermano naciera sietemesino y con retraso mental. Algunas mujeres hubieran preferido abandonar a un niño así, pero mi madre, una mujer valiente, lo crió con todo su amor, aun sabiendo la condición que tenía él, ya que es una persona que necesita de muchos cuidados hasta ya de grande.

La noticia nos llegó hace más o menos dos semanas cuando internaron a mi hermano en el hospital y de acuerdo a sus exámenes médicos nos dieron el fatal resultado de que su cáncer es demasiado avanzado (terminal) y que no pueden aplicarle ni quimioterapias ni radioterapias, porque sería directamente mortal para él, además de costosa. Su cáncer a diferencia de los otros tipos que hay, es que en los otros tipos de cáncer (del seno, próstata, etc) es que estos pacientes si pueden ingerir alimentos con normalidad y pueden acceder a tratamiento. Sin embargo mi hermano no puede pasar alimentos, el cáncer del esófago es como haberte tragado una pelotita y se quedara trabado en la boca del estómago y por lo tanto el alimento no pasa provocándote vomitar todo lo que bebiste, masticaste y pasaste por la boca.

No soporto verlo sufrir, él a veces llora porque siente mucho dolor, apenas pueden aplicarle morfina. Él por su condición no sabe lo que tiene o lo que le sucede, no comprende nada. Tampoco tengo el valor de tratar de explicarle lo que le pasa. A veces quisiera pasar más tiempo con él, pero lamentablemente la universidad me consume todo el día. Pero cuando llego a casa lo veo en su cuarto y me sonríe, trato de pasar el tiempo al menos las veces cuando le ayudo a que se tome un poco de agua o nos ponemos a pintar dibujos.

Es difícil escribir esto, sabiendo que él está al otro lado de mi cuarto y no puedo hacer nada para salvarlo. No quiero que se muera, pero tampoco quiero ser egoista, sé que sufre mucho.

Sólo me resta decir: Hermanito, te quiero muchísimo.

“Vivan la vida como si fuera el último”.